Técnica de Tenis

viernes, mayo 12, 2006

Impacto


Hace unos años se hizo un estudio en el que medían las Revoluciones por Minuto que dan las pelotas de tenis. Se estudiaron 20 tiros de derecha y de revés de los 10 mejores jugadores del momento. El resultado daba un promedio de 2000 RPM con un máximo de 3600 RPM en un drive de Sergi Bruguera y un mínimo de 900 en un drive de Sampras.
Esto demuestra que al más alto nivel no hay golpes planos puros. Ese drive de Sampras fue un planazo, pero así y todo llevo 900 vueltas hacia delante en un minuto. A la velocidad que juegan, si pegaran sin efecto, la pelota no caería nunca adentro.
Al pegar con topspin, los jugadores raspan la pelota, entrándole desde abajo. En el momento del impacto, la cara de la raqueta queda inclinada hacia abajo.
Cuanto menos topspin llevan los golpes, la raqueta viene más recta desde atrás e impacta con la cara de la raqueta más perpendicular a la base.
Cuanto más topspin llevan los golpes, la raqueta viene más desde abajo y el impacto es con la cara de la raqueta más paralela a la base, con las cuerdas mirando hacia abajo.
La inclinación de la raqueta en el momento del impacto es directamente proporcional a la cantidad de efecto que le queremos imprimir a la pelota: a más efecto, mayor inclinación.
Se busca impactar siempre por delante de la línea del cuerpo, para poder empujar hacia delante.
Para golpear topspin defensivo, se deja caer un poco la pelota para poder pegarle más hacia arriba. Para los tiros de control, se golpea a la altura de la cintura. Y para los tiros de definición se busca levantar lo más posible el punto de impacto: ya sea saltando o pegándole a la pelota a la altura de los hombros. Con esto logramos mucho mejor ángulo de caída y podemos golpear más plano con menos riesgo de error.